Historia

Es a partir de la segunda década de este siglo la época en la que afloran en Navarra los primeros e incipientes grupos montañeros que se organizan en torno a agrupaciones ligadas con el deporte, principalmente equipos de fúbol, o a ideales políticos-folklóricos.
Así ocurre con el caso del Aurora y Osasuna o con el Club Deportivo Euzkotarra.

Ya el 18 de mayo de 1924 se fundó en la villa guipuzcoana de Elgueta la Federación Vasca de Alpinismo, y Mariano López Ruiz del Valle será el secetario de la delegación Navarra.La afición por le montañismo en la época era algo más que evidente como así lo demostraban los cinco grupos de montaña que por entonces ya funcionaban en Pamplona: el C.A. Euzkotarra, C.A. Aurora, C.A. Osasuna y el C.D. Indarra, y la peña Mendi Gizonak de Villava.
finalista1
Primera finalista del CDN en el monte Orzanzurrieta

En 1930, sin conocer las causas determinantes, de repente desaparecen todos los grupos montañeros, incluso la misma federación, ocasionando un vacío en torno al montañismo que en el caso de Navarra no dejó de practicarse, de forma individualizada o libre, hasta llegar a 1934. En este año se convoca a todos los montañeros que estaban agrupados en torno a los clubes ya mencionados, a una reunión en el bar Irañeta de la calle San Nicolás con el fin de relanzar de manera agrupada el montañismo en Navarra. De este encuentro sale constituida la Sociedad Montañeros de Navarra, totalmente apolítica, que inició su andadura con 98 socios masculinos. Este nuevo grupo de montaña establece su domicilio social en el Ateneo Navarro desde donde se relanza la actividad organizando excursiones, finalistas, charlas e incluso una publicación de una página llamada “Alpinismo”.

eski1

Ibañeta, 1964-65

A la par resurge la Federación Vasconavarra de Alpinismo, el Partido Nacionalista Vasco crea el Euzko Mendigoitzale Batzar, sociedad integrada por todos los grupos afines que practican el montañismo, entre los que destacan el viejo C. D. Euzkotarra. Al poco tiempo, en enero de 1936, un grupo de jóvenes inician una nueva sección de montaña en Euzko Gaztedi Kirolzalea, surgido de la escisión del viejo Euzkotarra, al que llaman padre de la afición montañera en Navarra. Unos meses más tarde estalla la guerra y se paraliza durante un paréntesis de tres años toda la actividad montañera existente integrada en Clubes.

sanfrancisco

Julio de 1952. San Francisco en "La Mesa"

EL MONTAÑISMO EN LA POSTGUERRA

Terminada la guerra, una vez más los Montañeros de Navarra son convocados a través de la prensa local (Diario de Navarra, El Pensamiento Navarro y Arriba España) a una reunión para poner en marcha el grupo, idea que es aceptada con entusiasmo por todos. De nuevo se retoma la actividad hasta que el poco tiempo se recibe una relación nominal en la que figuran los nombres de las personas que podían seguir en Montañeros de Navarra. A finales de 1940 se disuelve la sociedad cuando contaba en su haber un total de 122 socios masculinos y 56 femeninos. Un año más tarde y bajo patrocinio de la iglesia el Oberena crea una sección de montaña que la integran algunos montañeros.

obrasrefugio

 

Comienza la construcción del refugio en agosto de 1968

Asimismo en el mismo año y por iniciativa de siete jóvenes montañeros nace el Club Deportivo Menditarte integrado por Rafael Rodríguez, Fermín Sagües; Víctor Miguel López, Fermín Aldaz, Juan Miguel Olaechea, José Joaquín Arazuri e Iñigo Aranzadi. Todos eran de Pamplona y amigos del colegio. Siguiendo con esta lista de nuevas iniciativas, se crea en Pamplona el 16 de diciembre de 1941 un equipo de fútbol llamado Club Deportivo Navarra. Este club era en realidad una sociedad polideportiva que además albergaba a otros deportes como el ciclismo y baloncesto. Con el fin de abrir las puertas a más actividades deportivas el Club Deportivo Navarra decide crear una sección de montaña y con dicho fin pone un anuncio en el periódico para animar a todos los aficionados a formar parte del Club.

Menditarte ilusionado por crear una sección de montaña dentro del mencionado Club, decide acercarse por sus locales en la calle Mercaderes nº 5, 1º, y empiezan a trabajar. En medio de un clima de incertidumbre propio de una postguerra, se proponen como principal objetivo la captación de nuevos socios. La falta de medios de tranporte y la obligación de tener que solicitar salvoconductos de fronteras, incluso para ir a Burlada, no ayudaba mucho a relanzar el montañismo. Dentro de este grupo de siete amigos destacan por su actividad el llamado trío ATA, formado por las iniciales de sus seudónimos: Auza (Fermín Aldaz), Txurregui (Víctor Miguel López) y Arrichuri (Juan Miguel Olaechea).

En esta campaña de captación Juan Miguel Olaechea se pone en contacto con Patxi Ripa, socio y fundador de Montañeros de Navarra, quien le convence para ingresar en la nueva sección quien a pesar de que no quería saber nada de agruparse de nuevo. Mientras tanto la separación entre el grupo de fútbol, que era el que más actividad tenía en comparación con el resto de los deportes, y el de montaña empieza a ponerse de manifiesto. El equipo de fútbol había conseguido ponerse a la cabeza en un campeonato modesto y sus componentes comienzan con exigencias cada vez mayores hasta que la directiva del Club Deportivo Navarra decide disolver el equipo. El ciclismo y el baloncesto fueron a menos y al final sólo quedó la sección de montaña.

revista3

APROBACION DE LOS ESTATUTOS DEL CLUB DEPORTIVO NAVARRA

Al poco tiempo de haberse disuelto Montañeros de Navarra, desde Madrid Miguel Angel Sopeña y Osueta es nombrado como presidente de la desaparecida Federación Vasco-Navarra de montañismo.

En su labor de reactivación del montañismo se puso en contacto con Patxi Ripa quien le adelanta la desaparición de su club, Montañeros de Navarra, y el desengaño existente entre todos los montañeros. Una vez que la sección de montañismo se hiciera con el Club Deportivo Navarra, Sopeña le comunica a Ripa que la Delegación Nacional de Deportes ha tomado el acuerdo de que sean las propias federaciones quienes aprueben los reglamentos y directivas. Patxi le envía una carta desde la Federación Española de Montaña y Sopeña le remite un modelo de Estatutos. De antemano también le dijo que no había de temer nada para legalizar el club, ya que tan solo era suficiente con inscribirse en el Registro del Gobierno Civil de cada provincia.

Sabido ésto inmediatamente la sección de montaña redactó el reglamento en el que se especificaba que la sociedad se dedicaba exclusivamente a los deportes de montaña. Gracias a la gestión realizada por Patxi Ripa se aprobaron los estatutos de nuestro club en marzo de 1943, fecha a partir de la cual todo empezó a resultar mucho más fácil. Examinado el libro de actas de aquella época se observa que con fecha de 15 de enero de 1942 se celebra una reunión de la junta directiva del club, y entre otros acuerdos, decide organizar el primer concurso de altura para los asociados de acuerdo con el reglamento presentado a dicha junta por Carlos González Izeta, miembro de la junta directiva por aquellas fechas.

Se nombró la primera junta directiva y como presidente del Club Deportivo Navarra a Fermín Aldaz, que ostentaría el cargo durante 20 años. Además se acordó que todos los que ingresaron en 1942 fuesen los socios fundadores, cuarenta en total. La actividad empieza a tomar pulso y se organiza el primer concurso de altura, total 65.000 metros en 50 montes, para lo cual se decide respetar los finalistas del año anterior; así en la cumbre del monte Ortzantzurieta se celebra la primera finalista y se imponen las tres primeras medallas concurso de montañas al trío ATA.

Un año más tarde, en 1944 aparece el número 1 del “boletín social” o circular para los socios del Club Deportivo Navarra, que con el tiempo se convirtió en GURE MENDIAK, en cuyos números queda patente la intensa actividad que ya por entonces desarrollaba el club.

revista1

Ya en 1945 se crea la sección de esquí a la que seguirían, en años posteriores, la de escalada, espeleología y cultura. Era evidente que el montañismo se encontraba en plena evolución. Prueba de ello es que en mayo del 45 tuvo lugar la tercera fiesta finalista en Zuriain en la que ya se pusieron 24 medallas. El Club fue adaptándose a las necesidades de los montañeros y empieza a organizar excursiones colectivas al monte en autobuses. Tras seis años de intensa actividad la junta directiva estima oportuno cambiar de local y de la calle Mercaderes nº 5 se pasa a un piso de la calle Estafeta nº33-2º, domicilio en el cual transcurre la época dorada del Club hasta que en 1976 se decide comprar los locales de la calle Jarauta nº 78.

revista2

HACIA LA CUMBRE

En marcha ascendente el Club, desde la calle Estafeta, emprende una labor muy intensa que le ha llevado hasta la consecución del mayor galardón gracias a la labor que, de manera desinteresada, han emprendido algunos de sus directivos y socios má fieles, el 50 aniversario de su creación.
Entre 1945 y 1947 se puede decir que en los aspectos más fundamentales comienza su consolidación. Con gran rapidez los proyectos se hacen realidad y el Deportivo Navarra se asienta en Pamplona como un Club de Montaña abierto a las inquietudes del momento.

Los locales de la calle Mercaderes son ya insuficientes y se pasa a un segundo piso del número 33 de la calle Estafeta, en donde sin darse cuenta el Club transcurre más de 25 años de su vida fomentando el montañismo en Pamplona y en otras localidades de Navarra, así como otros deportes que cuentan como principal marco de acción la montaña. No sólo el montañismo sino que otras actividades como la gastronomía se desarrollan en nuestro local. Así nació la primera sociedad gastronómica de Pamplona que más tarde daría lugar al Napardi.

Así en 1945 el Club organiza excursiones a Ibañeta, y aisladamente a Candanchú, para esquiar. Pasados dos años ya se organiza el primer Campeonato Navarro de Esquí en Ibañeta al que con gran acogida se presentan esquiadore masculinos y femeninos.

Las salidas en autobuses colectivos al monte y a la nieve fueron una labor constante que aunaba a cantidad de aficionados los fines de semana.

También el Deportivo vio nacer nuevas modalidades montañeras como la escalada que, al tiempo, se integra en el Navarra al frente de unas siglas, el GEDNA que potencia esta actividad de manera decisiva aunando en su seno figuras importantes dentro del montañismo de élite en nuestra comunidad. Lo mismo decir de la espeleología, ya que los primeros descensos realizados de manera organizada surgen por iniciativa de un grupo de jóvenes aventureros socios del Club. La inquietud por conocer lo que se oculta en las profundidades así como en las grandes paredes de las montañas ha contado siempre con un fiel amigo, el montañero, que admirado de las maravillas que oculta la naturaleza, le ha llevado a realizar todos los deportes y modalidades que pone a disposición de la capacidad humana rozando en la actualidad situaciones límite.

Posteriormente los espeleólogos se integraron como grupo independiente del Club dentro de la Institución Príncipe de Viana. En la actualidad es Satorrak quien ocupa su puesto, grupo que está integrado plenamente en el Navarra.

Van pasando los años conforme nuevas modalidades se afianzan en nuestra comunidad el número de socios va en aumento. No sólo la práctica del montañismo sino que la divulgación de itinerarios y recorridos, con la ayuda de mapas y gráficos, vino a cubrir un vacío muy importante en la afición. En este sentido es destacable también las exposiciones, concursos de fotografía y charlas que desde el Club se han organizado para todos sus seguidores y allegados. El Club, en su día, fue “pionero” en la organización de proyecciones: en un mismo año (1963) trajo a Pamplona a Gastón Rebufat y Lionel Terray; ambos han fallecido, pero entonces eran el “no ma más”.

Mientras, las relaciones con la Federación y otros clubes es seguida puntualmente, llegando a establecer con todos ellos buenos contactos. Así, por encargo de la Federación Española y Vasco-Navarra en 1960 se organiza el Campamento Internacional en Belagua, petición que se repite en 1974 para organizar en el Llano de Eskilzarra el Campamento Nacional de Montañismo en colaboración con los clubes Anaitasuna y Errotazar.

itinerarios2

UN PROYECTO AMBICIOSO

Asentado el montañismo, el Deportivo Navarra en 1971 hace realidad uno de los proyectos más ambiciosos para un club: la construcción del albergue de montaña en Belagua. Desde su creación han pasado muchos años y no en balde ha sido un centro de apoyo imprescindible para la promoción del montañismo en la zona y de otros deportes como esquí de fondo que, mediante cursillos de iniciación y perfeccionamiento, ha pasado a ser en la actualidad el deporte invernal estrella en la zona.

Tampoco podemos pasar por alto la Alta Ruta de Belagoa: se trata de uno de los recorridos de esquí-alpinismo que cuenta a nivel nacional con gran prestigio.

En todas las estaciones el Club ha tenido y tiene organizadas sus actividades:
así en otoño los veteranos tienen una cita anual a la que con buena acogida concurren los montañeros de épocas pasadas para pasar un día entrañable. Asímismo las fiestas finalistas se suceden año tras año sin interrupción.

Estafeta número 33 ha sido para muchos de nosotros nuestra segunda casa, ya que en ella hemos pasado gran parte de nuestro tiempo organizando y preparando muchos proyectos. Para todo ello han sido necesarias muchas gestiones y no fallecer en ellas. Se han llamado a muchas puertas, y generalmente hemos sido bien atendidos; en este sentido, el Club quiere agradecer las atenciones que ha recibido de parte de las instituciones y de todos aquellos que de alguna manera han contribuido en la consolidación del Deportivo Navarra. Toda esta labor fue bastante dura hasta los años 60, ya que a partir de entonces este deporte es reconocido por parte de la Administración.

aniversario

LOS ULTIMOS ROMANTICOS

Siguiendo la misma trayectoria el Club está ubicado desde 1978 en Jarauta 78, local que hoy todos conocéis.

Los locales son propios y en ellos se sigue trabajando intensamente los doce meses del año. Sin duda, para los que conocimos los inicios de nuestro Club, las cosas han cambiado. En primer lugar debido a que ese romanticismo que nos ha impulsado a trabajar en estos años está en crisis, hasta el punto de decir que casi “pasado de moda”. Hoy el Club sigue adelante, pero requiere el impulso y la fuerza de gente joven que abra una gama de posibilidades a las nuevas generaciones para seguir adelante con el
montañismo y así poder llegar a las Bodas de platino, diamante, etc.

En definitiva, “ir a más y mejorar&quot ha sido siempre la consigna de nuestro Club, estando siempre al día con la evolución que con el devenir de los tiempos has experimentado todos los deportes de la montaña.

El “Club” en la actualidad

Desarrolla sus actividades en la naturaleza, en la montaña o en aspectos relacionados con la montaña, como el excursionismo, el esquí, la escalada, u otros deportes más actuales que tienen relación con ella.

Actualmente cuenta con unos mil socios.

El “Club” establece diferentes formas de colaboración con diversos organismos oficiales y entidades financieras y/o particulares, que ayudan en parte a financiar las actividades que se desarrollan a lo largo del año.

Las actividades más importantes que actualmente se realizan son las
siguientes:

  • Excursiones para adultos: el útimo domingo de cada mes, a excepción de los meses de julio y agosto.
  • Travesías con esquís de montaña: En enero, febrero, marzo,  abril y mayo.
  • Proyecciones de diapositivas: los meses de enero a abril y en noviembre.
    En el local social del club.
  • Exposiciones de fotografías:  en los bajos del local social.
  • “Alta Ruta de Belagoa”: prueba no competitiva de esquí de montaña que se celebra el segundo domingo de marzo en el Valle de Belagoa.
  • Mercadillo de material de montaña: en los locales del club.
  • Travesías con bicis de montaña.
  • Fiesta Finalista – Día del Club.
  • Travesía de verano para jóvenes.
  • Marcha de Montañeros Veteranos de Navarra.
  • Cursillos de orientación y pruebas de orientación
  • Excursiones extraordinarias: con motivo de “puentes” y en autobús.

En el plano organizativo, el Club se rige mediante una Junta Directiva de la que emanan una serie de comisiones que se encargan de llevar adelante el programa de actividades anuales. La Junta Directiva responde anualmente antes la Asamblea General de Socios.

En el plano administrativo, el Club cuenta con la colaboración de varias personas con remuneración económica que se encargan de todos los aspectos burocrático-administrativos que la propia gestión del club requiere. Cuenta asimismo con diversos medios informáticos que son renovados periódicamente.

'